Cómo entrenar tu concentración para preparar oposiciones

Preparar oposiciones no significa encerrarte a estudiar durante un tiempo indefinido, se trata de poner en marcha toda una serie de mecanismos eficaces que te hagan conseguir una plaza y, sobre todo, que te hagan disfrutar del camino y no vivir en un constante agobio.  Para ello, necesitamos entrenar nuestra concentración.

Trabaja en mejorar tu concentración para aprobar oposiciones

Aprender a relajarte y concentrarte es lo primero que debes hacer cuando te decides a preparar una oposición. La pérdida de concentración, que detectamos cuando nos damos cuenta de que repetimos algo mucha veces o somos incapaces de avanzar, es la principal causa de la desmotivación y el abandono. En ocasiones puede ser que solo necesitemos un descanso, pero cuando no nos sirve de nada tomarnos un respiro debemos tener en cuenta estas otras técnicas:

  • Detecta distracciones externas y elimínalas.

A veces tenemos que pararnos a observar nuestro alrededor para darnos cuenta de que algo nos está distrayendo, como objetos y sonidos que captan nuestra atención constantemente. Pero si hay algo que nos distrae hoy en día eso es, sin duda, los dispositivos móviles y las redes sociales, recuerda que para estudiar debes ¡desconectar de verdad! Desactiva las notificaciones de tus dispositivos, apágalos por completo o, lo mejor de todo, guárdalos lejos de tu lugar de estudio.

  • Evita hacer varias cosas a la vez.

Tu concentración va a empeorar mucho si estudias mientras haces otras cosas, como ver la televisión, escuchar la radio, realizar tareas cotidianas… Intenta avanzar lo máximo que puedas en una única tarea para después hacer el resto con tranquilidad. Escuchar música ayuda a algunas personas a mantener la concentración, pero normalmente debe ser tranquila y sin letra.

  • Encuentra un espacio cómodo para estudiar.

Todo en el ambiente puede influir a la hora de conseguir resultados óptimos, debes encontrar un entorno con buena temperatura, un aroma agradable y una correcta decoración sin distracciones.

  • Deja de mirar el reloj.

No te obsesiones con el tiempo, en cuanto consigues concentrarte al 100% aprovecha para estudiar todo lo que puedas hasta que te canses. Si empiezas a mirar mucho la hora o a pensar en todo el tiempo que te queda por estudiar acabarás perdiendo la motivación.

Entrena tu mente con juegos de concentración

  • La técnica de los dos minutos.

Se trata de un juego de concentración habitual para personas que se encuentran estudiando oposiciones. Es muy sencillo: utiliza un reloj con segundero e intenta seguirlo durante dos minutos, al principio te sorprenderá que pronto pierdes la atención y empiezas a pensar en otras cosas, cuando esto ocurra, descansa y vuelve a empezar. Repite esto hasta que consigas seguirlo dos vueltas, es decir, dos minutos. Hacer este ejercicio una vez al día te ayudará a mejorar la concentración.

  • Practica cálculo mental.

Aunque muchas personas lo hacen por entretenerse, realizar juegos mentales como los sudokus puede fortalecer mucho tu concentración. Utiliza algo de tu tiempo libre para hacer actividades de cálculo. Podrás descargarte muchos de estos juegos fácilmente en internet.

  • El entrenamiento n-back.

Este ejercicio mental es uno de los más populares en la actualidad y consiste en recordar las posiciones de una figura que se mueve de forma cíclica en una pantalla, después desaparece y vuelve a aparecer, y así de forma sucesiva. Deberás presionar un botón si la figura aparece en el mismo sitio o si el sonido se repite, obligando al cerebro a recordar siempre la última posición, cuantas más tareas añadamos, mayor será la dificultad y mejores serán los resultados del entrenamiento. Varias investigaciones aseguran que si practicamos 20 minutos al día este ejercicio mejoraremos mucho nuestra capacidad de razonamiento. Aquí tienes más información sobre los beneficios del n-back.

  • También se recomiendan juegos que no son de memorizar cosas, pero que sí que está demostrado que contribuyen al estímulo de todo tipo de procesos cognitivos y, lo que más nos interesa, a estudiar de forma más rápida y eficaz. Hablamos de juegos tan populares como el ajedrez, con el que aumentarás tu inteligencia si consigues aprender estrategias, o los simples juegos de preguntas y respuestas, que nos obligan a recordar y ejercitar así la memoria.

Después de entrenar la concentración, organízate y descansa

Además de mejorar tu concentración, debes tener en cuenta otros aspectos importantes como:

  • La organización y planificación del trabajo
  • La autoevaluación de forma periódica y con exigencia
  • El descanso manteniendo siempre la constancia

Ser constante en el estudio no significa olvidarse de descansar. Si no duermes bien, nunca conseguirás aprovechar el tiempo. Tienes que descansar las horas suficientes para que tu mente pueda trabajar con normalidad. Mientras dormimos, nuestro cerebro realiza un “reseteado” para que al día siguiente asimilemos mucho mejor la información y mejoremos también nuestra memoria a largo plazo.

Ahora solo te falta visualizar el objetivo y ¡a por todas! Recuerda que no hay atajos para conseguir el éxito, pero con esfuerzo y dedicación lo acabarás logrando.

Comparte la publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *