Una de las decisiones más importantes de nuestra vida es decidir qué queremos estudiar y a qué nos queremos dedicar en un futuro. Cantidad de circunstancias entran en juego ante esta disyuntiva, (salidas laborales, creencias y educación, presiones familiares o sociales, tendencias y modas…). Lo ideal y lo que siempre aconsejamos es que a la hora de tomar esta decisión te dejes llevar por tu verdadera vocación, ya que a la larga te traerá grandes beneficios.

Desde Forbe creemos que es muy importante escoger aquella formación y profesión que realmente nos motive e ilusione. De esta forma, podremos enfrentarnos a nuestro trabajo diario de una manera estimulante, con ganas de aprender más cada día y con ilusión por seguir creciendo en el ámbito en el que nos desarrollemos.

En nuestra vocación, entran en juego una serie de elementos que marcarán que sintamos predilección o un interés en concreto por una cosa o por otra (gustos, habilidades, ilusión, aquello que nos despierta interés….). Lo más óptimo es observar nuestro interior, escucharlo, sentirlo y descubrir qué es lo que realmente nos gustaría hacer, qué trabajo es el que nos ilusionaría y nos haría sentir realmente felices realizándolo. Es el momento de soñar con nuestro futuro y visualizar donde nos gustaría vernos, para así buscar el camino que nos lleve hacia la consecución de ese objetivo.

Ventajas de seguir nuestra vocación.

Si escogemos formarnos en algo para lo que realmente tenemos vocación, ya sea una formación profesional, curso-técnico, oposición… nos resultará mucho más fácil estudiar, esto no significa que el camino no requiera de un gran esfuerzo y dedicación, pero sí que la forma de transitarlo será más llevadero, estimulante y motivador para nosotros. Los contenidos nos resultarán altamente interesantes y tendremos ganas de aprender más y más cada día, ya que estaremos absorbiendo conocimientos que realmente nos llaman la atención. Estudiarás sin presiones y no lo verás como una obligación, sino que lo harás porque te gusta.

Dentro del mundo laboral, sentiremos un mayor compromiso con la empresa en la que estemos trabajando y también con las tareas que estemos realizando, nos sentiremos identificados con las labores a desarrollar. Esto hará además, que seamos mucho más productivos, nos sentiremos realizados y seremos felices en nuestro trabajo, algo que se traducirá en menor estrés.

Concebirás tanto el proceso de estudio como el trabajo como algo estimulante. Se convertirán en una herramienta que aprovecharás al máximo para seguir creciendo tanto a nivel personal como profesional. Disfrutarás de tu entorno de trabajo y de estudio al igual que disfrutas de hacer en tu tiempo libre aquello que te gusta.

Desde Forbe te animamos a que te dediques a aquello que siempre has soñado, y que crees tu camino en función de tus intereses, necesidades e ilusiones. 🙂

¡A por todas!